Europa debe acabar con el consumo de combustibles fósiles

Según un nuevo estudio, realizado por el Tyndall Centre for Climate Change Research, la universidad de Teesside University y la organización Friends of the Earth Europe, los países europeos tienen solo 9 años para dejar de quemar combustibles fósiles al ritmo actual, si pretenden evitar el incremento de temperatura por encima de los 2ºC.

El informe advierte que el apoyo de Europa al uso de gas es incompatible con el acuerdo de París. El consumo de este combustible ha crecido un 17% desde 1990, según el estudio, y la Unión Europea (UE) continúa financiando las prospecciones, infraestructuras y el comercio. Ya el pasado mes de julio, conocíamos que las inversiones en combustibles fósiles de los miembros del G20, superan con mucho las que se hacen en energías renovables, representando un 58% y un 15% respectivamente.

El compromiso europeo de reducir un 40% las emisiones para el año 2030, respecto a los niveles de 1990, no es suficiente según los autores. Piensan que esa cifra solo representaría una quinta parte de lo que debería representar la reducción de emisiones de la UE. Considerando que el IPPC1 estima que para no superar los 2ºC de incremento se deben limitar las emisiones de CO2 a 1000 Gt, se calculan que restan 9 años de emisiones para el conjunto de los europeos. Así en 2035, la reducción de GEI2 debería alcanzar el 95%, y por tanto está claro que no hay lugar para la quema de gas.

Además, en la producción y uso de gas como combustible se liberan importantes cantidades de metano, ya que es el principal componente de lo que conocemos como “gas natural”. Según el referido informe, el metano sería responsable del 20% del calentamiento global antropogénico. En la siguiente gráfica se muestra como es imprescindible limitar las emisiones de este gas para mantener el incremento de temperatura por debajo de los 2ºC.

Por otro lado, diversas ONGs se han unido para lanzar una campaña que pretende acabar totalmente con el uso de carbón en el año 2030. Se pide, en primer lugar, acabar con los subsidios a este combustible. Ya sabemos que España es uno de los países que está inyectando dinero público en la industria del carbón. Estos pagos se justifican como medida para asegurar que se puede responder en todo momento a la demanda eléctrica y se conocen como “pagos de capacidad”

Por otro lado, se considera que el límite de emisiones para poder finaciar centrales de generación eléctrica, que hoy se establece en 550 g CO2/kWh, debería endurecerse de manera inmediata. Se propone un nuevo límite de 450 g CO2/kWh, que además debería estar asociado a la aplicación de medidas de modernización dentro del marco del ETS1.

Se pide una apuesta clara por las renovables, y se apoya un porcentaje del 45% de energías limpias para el año 2030, 10 puntos por encima de lo que se está considerando en el Parlamento Europeo. Se pide también un 40% de mejora de la eficiencia energética para el mismo año, ya que “es hora de que la UE deje de malgastar energía”.

Por último, se hace referencia a la contribución de la combustión de carbón a la mala calidad del aire que sufren los Estados miembros. Hace poco la Agencia Europea del Medio Ambiente, confirmaba que las centrales termoeléctricas son las más contaminantes. Se piden unos límites más estrictos en el marco de la revisión de la normativa europea.

Holanda, Reino Unido, Francia, Italia y Portugal, ya se han comprometido con la eliminación del carbón como fuente de energía.

1Emission Trade System

1Intergovernmental Panel on Climate Change

2Gases de Efecto Invernadero

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *