Europa quiere liderar la eficiencia energética: el diseño ecológico a revisión

Hace meses que existe un debate abierto sobre la revisión del objetivo de eficiencia energética para el año 2030. La Comisión habla de un 30%, mientras que en el Parlamento se está debatiendo un 40%, lo que sí parece estar claro es que mejorar la eficiencia energética será estratégico en una Unión Europea que no dispone de la suficiente energía primaria para abastecerse.

Y, la mejora de la eficiencia energética afecta a muchos ámbitos, entre ellos el del diseño y etiquetado ecológico de los productos. En la mini estrategia para el periodo 2016-2019, se nos daban pistas sobre las que serían las líneas de actuación de la UE y los productos implicados. Entre las ventajas, además está implícita una protección del mercado interno y el evitar problemas derivados de regulaciones nacionales divergentes. Los productos afectados serían: aparatos de refrigeración, compresores, ventanas, equipos de soldadura, equipos de lavado, servidores y equipos de almacenamiento de datos, sistemas de iluminación, hornos y calderas, televisores, equipos de refrigeración, aspiradoras, transformadores, etc. Aplicadas las medidas de este plan de acción, se calcula ahorrar para el 2020 unos 175 Mtep anuales, una cifra superior al consumo anual de energía primaria de Italia. Para los consumidores, esto significa un ahorro de 490 € anuales por hogar en la factura energética. Se obtendrían 55 000 millones € para la industria y el comercio, (que significarían 800 000 puestos de trabajo). En cuanto a la seguridad energética, se reduciría la importación de energía en la UE en un equivalente a 1 300 millones de barriles de petróleo anuales y la reducción de las emisiones de CO2 en 320 millones de toneladas al año.

Por otro lado, la consultora VHK, ha preparado otro informe para la Comisión europea, publicado este mes de abril,  en el que se afirma que mejorar las políticas europeas en la eficiencia de los productos que utilizan energía podría significar un ahorro del 16%. En la siguiente figura se detallan los ahorros por actividad comparando los escenarios ECO (Ecodesign Scenario) y BAU (Business as Usual Scenario). Vemos que para el 2050, según las proyecciones de VHK, podríamos encontrar ahorros de 3000 TWh anuales y que las actividades con un mayor potencial de ahorro serían las de calefacción, iluminación, fabricación de componentes industriales y conservación de alimentos.

grupoecoindustria-ecodiseño

 

En el estudio también se indica una reducción de emisiones del 11% para el 2030 y un ahorro para los consumidores de 338 000 millones de euros entre 2010 y 2030, al mismo tiempo que se predice un incremento de ingresos para la industria de 74 000 millones en el mismo periodo.

Los beneficios podrían extenderse a una bajada de las emisiones de CO y PM. Sin embargo, y como hemos visto en la figura anterior, a partir de 2030 la situación se estancaría. Para continuar la curva de mejora, según VHK, los requerimientos de ecodiseño deberían ser extensibles a un mayor número de productos. Ya que para entonces se habría generalizado el uso de aparatos eficientes en hogares e industria. Por otro lado, la Comisión, considerará añadir, además de los criterios energéticos, criterios de durabilidad y reparación en la revisión de la Directiva de Ecodiseño, para que sea más coherente con la estrategia de la Economía Circular.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *