Informe de la Comisión ratifica un desacoplamiento entre emisiones de CO2 y crecimiento económico.

Informe de la Comisión ratifica un desacoplamiento entre emisiones de CO2 y crecimiento económico.

Las emisiones de CO2 parecen estancadas tanto a nivel mundial como europeo, mientras se mantiene el crecimiento del PIB mundial. Están son las conclusiones de un estudio realizado por la Agencia de Evaluación Ambiental PBL de Holanda – organismo que forma parte del Ministerio de Infraestructuras y Medio ambiente, pero que se declara así mismo como independiente – y publicado por Joint Research Centre de la Comisión Europea.

En la siguiente figura, podemos ver las emisiones totales mundiales por año y sector (en mega toneladas de CO2), se aprecia desde 2014 un estancamiento. En el eje de la parte derecha de la tabla vemos las tCO2 per cápita anuales, representadas con una línea negra y en la que se puede apreciar un ligero descenso en los últimos años. La línea roja, representaría la relación entre el crecimiento económico y las emisiones de CO2, en tCO2 por cada mil dólares de PIB, en ésta se puede apreciar una ligera tendencia decreciente.

En cuanto a la economía de la UE se observa un crecimiento de 1,9 % anual frente a un incremento de las emisiones de 0,2%. Reino Unido y Bulgaria han experimentado la caida más importante en emisiones de CO2, con un -6,4% y -6%, respectivamente. Fuera de nuestro continente, en Brasil se ve una reducción del 6,1%. Rusia y EEUU presentaron reducciones del 2,1 y 2% respectivamente en 2016 e incluso Chica redujo sus emisiones el el último año, aunque apenas un 0,3%.

El estudio también muestra que el total de emisiones de la UE son ahora un 20,8% más bajas que en el año 1990 y un 17,9 % más bajas que en 2005. La contribución de Europa al mix internacional, se mantiene estable en un 9,6%, por debajo de EEUU (14%) y China (29,2%).

El resto de GEI1, que suman un total del 28% de las emisiones, crecieron en importancia según este informe. El metano es el más importante en esta categoría, llegando al 19% del global de emisiones. La principal fuente de producción de este gas es la producción de combustibles fósiles, con un 25%, seguido de la ganadería (23%) y el cultivo de arroz (10%). Otras emisiones importantes de GEI las constituyen los óxidos de nitrógeno y los gases fluorados.

No todos los países europeos deberían hacer el mismo esfuerzo en desacoplar su crecimiento económico de sus emisiones, en la siguiente tabla podemos ver la situación para el año 2016 en algunos de ellos y comparlos con la media mundial:

Llama la atención los datos tan bajos de España, sobre todo, cuando a principios de 2016, Eurostat informaba de un incremento de emisiones de CO2 en nuestro país. Y, el estancamiento en inversiones en renovables y políticas de eficiencia energética.

Por último, en la siguiente figura, queremos presentar un análisis más pormenorizado de los datos, usando un método conocido como “Kaya identity“y que separa los efectos de: cambios en el PIB, energía utilizada por unidad de PIB (indicador de la intensidad energética de la economía), y las emisiones de CO2 por unidad de energía. Esta última depende del origen de la producción energética.

1Gases de Efecto Invernadero.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *