Informe de la EEA sobre eficiencia energética: Alemania y Francia lejos de sus objetivos.

El pasado 24 de noviembre la Agencia Europea del Medio Ambiente, (EEA1, en sus siglas en inglés) publicó el tercer informe sobre el Estado de la Energía en la UE. En éste se hace una fotografía global de los temas energéticos, de manera global y por Estado miembro. En cuanto a la eficiencia energética, se pretende reducir en un 20% en consumo de energía respecto a las proyecciones realizadas en 2005. Así tendríamos que el consumo total europeo en debería ser de 1483 Mtep2 en 2020. En la siguiente gráfica podemos ver la evolución de ese consumo de energía primaria:

A partir del año 2006 se desacopla el consumo de energía primaria y el producto interior bruto (PIB o GDP1, en sus siglas en inglés). Sin embargo, parece que ni Alemania ni Francia, además de Holanda, Estonia y Bulgaria, estén en disposición de cumplir sus objetivos de eficiencia energética para el año 2020.

El informe afirma que el 1,4% de incremento de consumo energético en la UE en 2015, seguido de otro incremento del 0,6% en 2016, y el hecho de que los principales consumidores (Alemania y Francia) estén aún lejos de sus objetivos, genera bastante incerteza acerca de que el conjunto de Europa alcance ese 20% en 2020.

El caso de España lo podemos ver en la figura siguiente. Si bien el objetivo de 2020, de 119,8 Mtep parece garantizado, el consumo primario de energía se incrementa a partir de 2012, coincidiendo con la recuperación de PIB ese mismo año. Este dato nos hace cuestionar si el descenso previo en el consumo energético se debía realmente a medidas de eficiencia o, simplemente, al estancamiento de la economía.

En general la EEA pide fortalecer la implementación de la actual legislación. Ésta no es tan ambiciosa, ya que el 20% de eficiencia energética que se definió como un 20% de ahorro con respecto a unas proyecciones de consumo para ese año 2020. Esto es equivalente a un 13% de reducción de consumo de energía primaria y un 8% de reducción de energía final, con respecto a valores del año 2005. Además, los países son libres para modificar sus cálculos y por tanto, sus objetivos, lo que genera todavía más incerteza.

Mientras tanto, continúa el tira y afloja entre Parlamento y Consejo respecto a los targets que deben aprobarse de cara a 2030. El Consejo y los Estados miembros estaban de acuerdo en un objetivo del 30% para la revisión de la nueva Directiva de Eficiencia Energética. Esto supondría un 23% de reducción en el consumo de energía primaria, respecto a niveles de 2005. Pero, recientemente, el Parlamento ha votado incrementar ese porcentaje hasta el 40%.

Cabe preguntarnos si tiene sentido incrementar porcentajes de ahorro antes de comprobar, efectivamente, que los datos son reales y son consistentes. En 2018 los países de la UE deberán presentar planificaciones robustas de energía y cambio climático, para canalizar las inversiones y descarbonizar el sistema, ¿qué situación encontraremos en Europa y en el Estado español? El diseño eficiente, la eficiencia en los edificios, la transición energética y del sistema de transporte son algunos de los temas que requieren reformas estructurales y complejas, de las que aún no tenemos noticias concretas.

1Gross Domestic Product

1European Environmental Agency

2Mega toneladas equivalentes de petróleo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *