La captura de CO2 será necesaria para alcanzar los compromisos de París.

Han pasado apenas dos años desde la Cumbre del Clima de París, y su compromiso de mantener el calentamiento del Planeta por debajo de los 2ºC. Desde entonces, EEUU bajo el mandato del Gobierno Trump, ya se ha retirado del acuerdo. Mientras tanto, los niveles de CO2 en la atmósfera han superado ya los 400 ppm, un nivel no registrado desde hace más de 3,5 millones de años, con el nivel del mar casi 2 metros más alto. Ante esta situación se alzan las voces que afirman que la reducción de emisiones no será suficiente y la tecnología de captura de CO2 – proceso también conocido como emisiones negativas, ya que se retira CO2 de la atmósfera – será esencial para evitar un futuro catastrófico.

De hecho, no hay ningún escenario realista que no asuma emisiones negativas, ya que las emisiones positivas no pueden reducirse lo suficientemente rápido. La mayoría de los modelos predictivos del IPPC1 tiene en cuenta captura de CO2 para mantener la temperatura por debajo de los 2ºC (ver figura 1)

Figura 1: Emisiones medias de 120 escenarios que mantendrían la temperatura por debajo de los 2ºC. Como se ve en la gráfica, solo la producción eléctrica tendría emisiones netas negativas. Fuente: IPPC.

Sin embargo, no existe una discusión pública y política que ponga sobre la mesa las posibilidades, las tecnologías, la inversión necesaria, para capturar el CO2 suficiente. La cantidad de CO2 que debe extraerse de la atmósfera asciende a 810 000 millones de toneladas, lo mismo que la producción mundial durante 20 años a los niveles actuales. Pero estas cantidades están bastante alejadas de lo que permiten las tecnologías actuales (NET1, en sus siglas en inglés), en la siguiente figura se puede ver un resumen de la situación. En una proyección que muestra los máximos de extracción de CO2 de las actuales NET, tenemos que se extraerían 35 000 millones de toneladas anuales; es decir, se necesitarían 25 años para capturar el CO2 suficiente. Además, las NET presentan otros problemas que especificaremos a continuación.

Tecnologias de Emisión Negativa para la captura de CO2

Figura 2: Potencial de las NET. Fuente: The Economist.

La captura y almacenamiento de carbono a partir de la producción de bioenergía (BECCS1), consiste en plantas de generación alimentadas con cultivos, cuyas emisiones se inyectan en substratos profundos de la corteza. Actualmente solo existen 17 programas suficientemente grandes para capturar 1 millón de toneladas al año. La ocupación del terreno agrícola sería uno de los grandes hándicaps de esta tecnología, ya que se necesitaría una superficie equivalente de entre el área ocupada por la India y el área ocupada por Canadá. Es decir, entre el 23 y el 68% de la tierra cultivable del mundo.

Existen otras alternativas, como promover cultivos que no aren tan profundo el terreno o plantar más superficie de bosque. Otra opción serían captar CO2 directamente de la atmósfera, pero las tecnologías existentes requerirían concentraciones mayores. Promover la absorción natural de ciertos minerales es una opción que se encuentra todavía en un estado muy preliminar de desarrollo y arroja costes de entre 25 y 600 $ por tonelada de CO2. Además los minerales de sílice, que son los más adecuados, deberían ser pulverizados (con el elevado coste energético que supondría) y, se necesitarían unos 20 000 millones de toneladas para absorber 5 000 millones de toneladas de CO2. Distribuir este polvo en la superficie terrestre o el mar, sería también un reto tecnológico.

Promover la captura de carbono es complicado, ya que es mucho más barato producir otro tipo de energías. El progreso de las tecnologías y la inversión será necesario en todos los frentes, Gran Bretaña es uno de los países que está invirtiendo en este tipo de tecnologías. Europa, que apenas se pone de acuerdo en los niveles que deben alcanzarse, a medio plazo, de eficiencia energética o energías renovables, ¿será capaz de aportar algo a las NET?

1Bioenergy and Carbon Storage

1Negative Emissions Technologies

1Intergovernmental Panel on Climate Change

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *