La Comisión aprueba un sistema de comercio de fosfatos en Holanda

Los granjeros de vacas productoras de leche dispondrán pronto de un sistema para comprar y vender derechos de emisiones de fosfato, similar al mercado de emisiones (ETS1) de CO2. La Comisión Europea ha aprobado este sistema de comercio de fosfatos, y podrá aplicarse en Holanda a partir del 1 de enero de 2018. Así, los granjeros recibirá créditos gratuitos para producir fósforo, procedente del estiércol de las vacas, y no podrán superar esa cuota; que sí se podrá comprar y/o vender.

El fósforo (P) es un constituyente importante de la leche, y por lo tanto es requerido en grandes cantidades por vacas con altos niveles de producción. Existen dos enfoques para disminuir la cantidad de P que emite el ganado de leche, pero la mayor parte de los esfuerzos se han enfocado en estrategias a la hora de aplicar el estiércol en el campo, es decir, posteriormente a su excreción. En tanto que reducir el contenido de P en la dieta para minimizar su excreción es un enfoque más fundamental y rentable para reducir las pérdidas de P de la finca.

En las vacas lecheras, que se alimentan de forraje, del 60 al 70% del P consumido es excretado, por lo que la mayoría de P que ingresa a la finca en forma de alimento permanece en ella en forma de abono. Esto no sucede exactamente así con otras fuentes de alimentación. Una vez en el suelo, el P se almacena, se transfiere a las fuentes de agua por escorrentía, y puede llegar a lixiviarse a aguas subterráneas, resultando en problemas de eutrofización.

Holanda es un de los países con un producción de lácteos más intensiva y, como vemos en la figura siguiente, con mayor concentración de fósforo en el terreno. 

Figura 1: Producción de fósforo en 2005 y acumulado en periodo 1905-2005. Fuente: Van Dijk et al (2006)

Pero, el sistema de comercio de fósforo ha sido diseñado para proteger la derogación de la Directiva de Nitratos, en el año 2014. Este hecho, permite a la ganadería intensiva de Holanda una producción anual de 250 kg de nitratos por hectárea, mientras en el resto de países de la UE el límite es de 170 kg. La exención, a punto de expirar, estaba condicionada a que Holanda no excediese los niveles de 2002 de fosfatos y nitratos. La estrategia de establecer un sistema de comercio de fosfatos parece que tiene como finalidad, la búsqueda de una extensión de la derogación de la Directiva por parte del Gobierno holandés.

Otros países de la UE han podido disfrutar de exenciones de la Directiva de Nitratos, incluyendo a Dinamarca, Alemania, Irlanda y regiones como Flandes en Bélgica y Lombardía, Piamonte, Véneto y Emilia-Romana en Italia.

Con el sistema holandés de comercio de P, los granjeros que quieran tener más animales, deberán comprar derechos de emisión a otros productores lácteos que hayan reducido sus rebaños o cerrado sus explotaciones. Por cada transacción un 10% de los derechos se depositarán en un “banco de fosfatos” con la intención de promover una ganadería extensiva que puede absorber su propia producción de fertilizantes naturales.

El del fosfato no es el único problema asociado a la producción de alimentos en la UE. La agricultura la es principal actividad emisora de NH3, que también causa problemas de eutrofización. Por otro lado, la ganadería y de forma más importante la bovina y su actividad digestiva, es causante del 18% de las emisiones de GEI1. En EEUU, el vacuno de producción lactea emite el 10% del total de emisiones de CH4. En este caso, como en el del P, la clave podría estar en la alimentación de los animales.

1Gases de Efecto Invernadero.

1Emission Trade System

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *