La superficie boscosa crece en casi toda la UE, desplazando a las tierras de cultivo.

La superficie boscosa crece en casi toda la UE, desplazando a las tierras de cultivo. El uso como territorio forestal se beneficia de ciertas ventajas fiscales, que podrían aumentar con la Estrategia Común Europea para la Agricultura, al considerarse un sumidero de carbono. Es precisa, sin embargo, una gestión adecuada para prevenir incendios forestales y por qué no, sacar rendimiento a la explotación de los bosques.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *