Los límites de emisión de NOx para plantas incineradoras podrían rebajarse

El borrador del nuevo BREF (documento de referencia de las Mejores Técnicas Disponibles) para incineración de residuos  ha sido ya publicado. La principal novedad con respecto al antiguo BREF, del año 2006,  es que podría ser más permisivo para la emisión de ciertos contaminantes. En la siguiente tabla, extraída del nuevo documento, se pueden ver los límites propuestos, en medias diarias para emisiones de NOx, CO y NH3. Esta tabla es la que utilizarán, en caso de ser aprobada,  las autoridades competentes, para establecer los límites de emisión a las instalaciones bajo el ámbito de aplicación de la Directiva de Emisiones Industriales.

grupoecoindustria-BREF-incineracion

En el caso de las nuevas instalaciones de incineración de residuos, el límite máximo para óxidos de nitrógeno, estaría por debajo de los 120 mg/Nm3 en media diaria. El límite inferior, de 50  mg/Nm3, se aclara que solo podría alcanzarse cuando se utilicen tratamientos SCR. Los SCR, siglas en inglés de Reducción Catalítica Selectiva, es un proceso basado en la reducción de los NOx con NH3, en presencia de exceso de O2 y un catalizador apropiado, para transformarse en sustancias inocuas tales como agua y nitrógeno de acuerdo a las siguientes reacciones. El amoníaco en forma de hidróxido amónico líquido, es vaporizado, diluido con aire e inyectado directamente en la corriente de gases a tratar a través de un distribuidor.

Para las instalaciones existentes, se establece un límite máximo de 150  mg/Nm3, que podría ampliarse a 180  mg/Nm3, en el caso de que no pudiesen aplicarse tratamientos SCR. En el anterior documento, todavía vigente, no se hacían distinciones entre antiguas y nuevas instalaciones, solo se distinguía entre las plantas donde se podía aplicar la tecnología de Reducción Catalítica, con un límite de 100  mg/Nm3, y en las que no, con un límite de 180 mg/Nm3.

Con lo cual, con el nuevo documento, una planta nueva con SCR podría llegar a tener un límite de 120  mg/Nm3 (antes solo 100) y una planta existente con SCR de 150  mg/Nm3 (antes solo 100)

El BREF de 2006 también establecía un límite más estricto para el monóxido de carbono (CO), de 30  mg/Nm3, siendo el actual de hasta 50  mg/Nm3. Los límites para el amoníaco (NH3) permanecen iguales.

El borrador también incluye límites para el sulfuro de hidrógeno, el cloruro de hidrógeno y el fluoruro de hidrógeno, ya presentes en el anterior BREF. Su inclusión ahora llama la atención al haberse clasificado como sustancias no prioritarias en pasado 2015. Como novedad se apuesta por impulsar la eficiencia energética a través de tecnologías como las calderas de recuperación de calor.

Si conserva su redactado actual, el documento aplicaría a incineradoras de más de 3 toneladas por hora de capacidad máxima, en caso de residuos no peligrosos, y, 10 toneladas al día para residuos peligrosos. Los Estados Miembros, la Industria y las ONGs podrán hacer comentarios hasta septiembre de este año. El documento definitivo se espera que se publique a principios de 2019.

Llama la atención que se propongan límites más laxos para contaminantes que están siendo objeto de atención en los últimos meses por implicación en problemas de salud pública. Así mismo, una revisión a la baja de los límites de cualquier contaminante generaría inseguridad en la industria, y un agravio comparativo para aquellas instalaciones que hayan tenido que invertir en tecnología para alcanzarlos. Nos preguntamos si el hecho de que algunos países de la UE hayan apostado por la incineración como vía principal para la gestión de sus residuos, tendrá algo que ver con la revisión de estos techos de emisión.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *