Minería en vertederos: ¿una actividad de futuro?

¿Es la minería en vertederos una opción de futuro? Durante más de 100 años, el mundo ha gestionado sus residuos depositándolos en vertederos. Sólo en Europa existen más de 500.000, algunos de ellos todavía ilegales, según el Consorcio Europeo para la promoción de la minería en vertederos (EURELCO1, en sus siglas en inglés), y la mayoría fuera de uso. Según la legislación vigente, los vertederos deben contar con sistemas de recogida de gases, evitando así las emisiones de GEI2, ya que son una de las fuentes principales de emisiones de metano: Sin embargo, los depósitos de residuos anteriores a la entrada en vigor de la Directiva de vertederos, en el año 1999, no cuentan con ninguna, o apenas ninguna, medida de protección. Tampoco podemos olvidar, que en el conjunto de la UE, muchos residuos todavía se gestionan por esta vía, como podemos ver en la siguiente figura:

En el resto del mundo, la situación no es mejor. Y en Asia o África, pueden llegar a ser un problema ambiental serio, provocando impactos en la salud de las personas, en suelo y el agua dulce, además de las emisiones de GEI: En la siguiente figura podemos ver la contribución de los vertederos a las emisiones de metano, según la Agencia Ambiental de Estados Unidos (EPA1), que sumarían en 18% del total. Solo por detrás de las operaciones de manejo de combustibles fósiles (31%) y de la fermentación entérica producida por la ganadería (25%)

En el seminario organizado por EURELCO el pasado 2015, se acordó que había que actuar ante el problema. Sin embargo, la remediación es cara y un riesgo ambiental. La Agencia Pública de Residuos de la Región de Flanders, en Bélgica (OVAM) se gastó 80 millones de euros entre 1993 y 2001 en programas de remediación de vertederos, un coste imposible de asumir para muchos países. Ahora cuentan con un programa de minería en vertederos (landfill mining)

Si se aprovecha el potencial de generación de energía recogiendo el metano y se recuperan materias primas importantes, el coste de la remedación puede compensarse o alcanzar incluso un balance positivo, sobre todo en grandes vertederos, por economía de escalas.

La producción de aluminio, zinc, cobre o acero genera residuos industriales. Éstos pueden contener cantidades significativas de metales escasos (litio y cobre e incluso tierras raras) y que pueden ser valiosos para el desarrollo de tecnologías limpias (placas fotovoltáicas, coches eléctricos y turbinas eólicas). Los RSU también tienen potencial. Se pueden separar las fracciones de vidrio, plástico, metales y una fracción resto. Éstos restos se calientan y pueden transformarse en un combustible gaseoso y en material de construcción, con una tecnología conocida como plasma y que ya se está aplicando.

Así la explotación de vertederos en Europa podría ser una opción coherente con la apuesta por la Economía Circular. El aprovechamiento de recursos escasos y la prevención de emisiones al medio sería una de las ventajas, la creación de puestos de trabajo, otra. Pero, en primer lugar debería generarse un marco legal que protegiese a los ciudadanos y al medio. Ese es el camino para un cambio de paradigma, en el que veamos la basura como un recurso.

1Environmental Protection Agency

1European Enhanced Landfill Mining Consortium

2Gases Efecto Invernadero

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *