ONG catalana propone nuevos SDDR para la gestión de residuos en Europa

La ONG catalana Rezero ha publicado un estudio, con el soporte de Zero Waste Europe y Reloop, en el que estudió la posibilidad de establecer sistemas de depósito, en diferentes flujos de residuos. Ya sea por su valor intrínseco, por la dificultad de su reciclaje o por el peligro para el medio ambiente. En cada uno de los casos se analiza si hay precedentes en algún país y, en ese caso, si puede mejorarse o como podría aplicarse a la situación de la UE.

El informe afirma que el actual marco de responsabilidad ampliada del productor no está proporcionando suficientes incentivos para el rediseño, ya que hay muchos embalajes producidos en la actualidad que no pueden reciclarse. Pone ejemplos como el de los envases de chocolatinas y snacks, multicapas de plástico (polipropileno) y metal. Suele recogerse en la fracción de residuos plásticos de envases y embalajes, pero en algunos países no se aceptan (Francia y Bélgica) y en Holanda, están trabajando para su prohibición, dentro de su estrategia de economía circular.

Un caso interesante sería el del RAEE(1), con una tasa de recogida selectiva de solo el 39%  y un consumo anual de 8,8 millones de toneladas en Europa. En este apartado se incluyen solo los pequeños aparatos electrónicos (notebooks, smartphones, tablets,…) ya que los grandes ya cuentan con buenas tasas de recogida. Es un flujo estratégico no solo por el peligro de liberar tóxicos al medio, si no por el valor de los materiales que componen estos aparatos y que, según el estudio, en muchos casos quedan guardados en los hogares de los usuarios. Así que se recomienda requerir un pago en depósito a los consumidores, o la entrega de un aparato ya usado.

En la siguiente figura vemos el resumen de un artículo de la Fundación Ellen McArthur que analiza la situación de los residuos de los teléfonos móviles en la UE y EEUU. Como se ve, las tasas de recuperación actual solo suman el 15% y, se propone llevar a un escenario del 50%, para el cual, la recogida selectiva es fundamental.

 

Fuente: Fundación Ellen McArthur

 

Otro flujo con una tasa baja de recogida selectiva es el del textil, en torno al 15-20%, con casi 8,5 millones de toneladas de este residuo en la UE. Francia es el único país que cuenta con un SDDR para el residuo textil, consiguiendo una tasa de recogida del 35% en 2015, de las cuales el 62% fue reutilizado y el 32% reciclado. También existen compañías como Levi’s o H&M que promueven la recogida de textiles entre sus clientes, con descuentos en sus compras. Rezero propone un SDDR obligatorio para mejorar las tasas de recogida, sobre todo para artículos con vida útil más corta.

Se analizan más casos de residuos complejos como las cápsulas de café, las redes de pesca, alfombras, vasos de bebidas para llevar, muebles. En todos los casos se pretende o bien mejorar las tasas de recogida, o promover el ecodiseño y financiar los sistemas de gestión.

En España la situación de los SDDR es anecdótica, pero es evidente, que para una economía circular, la recogida diferenciada es el primer paso, además del ecodiseño. Hay mucho que trabajar en esa dirección. A nivel europeo, hay varias normas marco de gestión de residuos que están en proceso de revisión. Los delegados de los gobiernos volverán al Parlamento Europeo el próximo 26 de septiembre para la tercera ronda de conversaciones al respecto.

 

 

 

 

 

(1)   Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *