• ¿QUÉ APORTAMOS?

ÁREAS DE CONOCIMIENTO

Las áreas de conocimiento que consideramos primordiales para nuestros clientes y en las que invertimos nuestros esfuerzos son:

Los costes ambientales: identificación, gestión y optimización.

  • En una instalación industrial, los costes asociados con el medio ambiente vienen determinados por múltiples causas como, por ejemplo:
    • Las modificaciones lógicas y previsibles en los procesos industriales en constante evolución.
    • Los cambios inevitables en la normativa vigente.
    • O, incluso, las variaciones en el entorno de la instalación o la mejora de los objetivos ambientales que ésta tiene que alcanzar.
  • Establecer relaciones claras entre los costes ambientales y sus causas asociadas permite analizarlos, definir alternativas que los mejoren e implementar estas últimas
  • Todo esto sólo se puede hacer desde un buen conocimiento tanto de los procesos industriales como de las tecnologías más idóneas para la reducción de sus emisiones y la interacción de éstas con el medio ambiente.

El diseño y la operación de infraestructuras ambientales como depuradoras industriales.

  • Para poder conceptualizar, diseñar y operar la mejor infraestructura ambiental para una industria en particular no podemos esperar que la misma solución sirva para todos los sectores industriales. La conceptualización y el diseño se han de hacer en base al proceso que origina la contaminación y no que una solución determinada se aplique a todos los posibles problemas. Esto nos obliga a mantener una base de conocimiento de los procesos industriales de nuestros clientes.
  • Al mismo tiempo, disponer de la capacidad de operar una infraestructura industrial dentro de la instalación del cliente implica:
    • Ser capaz de trabajar dentro de entornos organizativos diferentes. No existen las mismas restricciones y condicionantes en una empresa alimentaria que trabaja en un entorno IFS que en una textil o en una lavandería industrial.
    • Poder tener que mantener una operación 24/7 los 365 días del año cuando la instalación servida puede funcionar solamente 16 h al día o 220 días al año.

La depuración biológica de vertidos industriales de difícil tratamiento.

  • Cuando se habla comúnmente de depuración biológica se hace referencia a la de aguas residuales urbanas que no suelen tener nada que ver con las originadas en un proceso industrial.
  • Los vertidos industriales se caracterizan, entre otras cosas, por
    • Puntas de caudal muy elevadas pudiendo llegar tener picos que sean 20-30 veces la media.
    • Cargas orgánicas elevadas, así como la presencia de sales, consecuencia lógica de reacciones de síntesis, y de inhibidores de la actividad biológica.
    • Carga orgánica que, además, puede ser refractaria y de difícil digestión por un sistema convencional.
    • Presencia significativa de nutrientes que puede obligar a diseñar y operar un sistema más complejo y sofisticado.
  • Nuestra vocación industrial y la necesidad de dar respuesta a las necesidades que plantea esta problemática nos obligan a mantenernos al día en este tema.

La línea divisoria entre agua residual, residuo líquido y subproducto.

  • Hasta hace relativamente poco, cualquier producto resultante de un proceso productivo y que no era lo que se pensaba fabricar se clasificaba como residuo sin darle más importancia y sin entrar en si era agua residual, residuo o, incluso, posible subproducto. Sin embargo, a medida que han aumentado los costes asociados a su gestión, se ha hecho patente el interés en profundizar en los matices de esta clasificación.
  • En función de cómo se trate este producto “no deseado” puede ser considerado un agua residual, un residuo líquido, o no, o un subproducto. Los costes de tratamiento y gestión de cada uno de ellos serán diferentes así como el esfuerzo económico y los cambios de procedimientos internos que suponga llevarlos a esta definición.
  • Debido a que los costes de gestión varían en función de decisiones políticas y del emplazamiento de la instalación, estamos ante una situación permanentemente fluida en la que hay que invertir tiempo y esfuerzo en dominar todos sus matices para poder tomar decisiones de una manera ágil.

La identificación, valoración y gestión de riesgos ambientales.

  • Creemos que para cualquier compañía fabril la identificación, valoración y gestión de sus riesgos ambientales es sumamente importante.
  • No se pueden tomar decisiones basadas en escenarios alarmistas o en desprecios temerarios. El riesgo no ha de ser ni un simple número que refleje la cuantía máxima de una situación factible pero improbable ni la minimización y desprecio de cualquier peligro.
  • Creemos que a una gestión rigurosa del riesgo ambiental se llega mediante:
    • La identificación de los mismos, tanto los actuales como los futuros, los reales como los potenciales o, por ejemplo, los de cumplimiento legal o los de incremento de costes.
    • La valoración de la verosimilitud de cada uno de ellos así como de su horizonte temporal.
    • El conocimiento de las posibles actuaciones que se puedan tomar, sus probabilidades de éxito, sus calendarios de ejecución, las consecuencias asociadas y sus costes tanto de inversión como de operación.
  • Sólo a partir de un conocimiento exhaustivo de la normativa vigente, la que previsiblemente lo sea en el futuro, la tecnología disponible y la casuística asociada a la industria y el medio ambiente se puede ofrecer una gestión profesional de los riesgos ambientales al mundo industrial.

La gestión integral y el mantenimiento de la coherencia entre las obligaciones medioambientales y el proceso productivo

  • Desgraciadamente, cada vez más las obligaciones medioambientales implican una profusión de informes, declaraciones y documentos que se han de entregar a la Administración y a organismos asociados.
  • Desde un punto de vista organizativo, la gestión de la información ambiental suministrada a terceros obliga a mantener la coherencia, y a evitar errores de forma, para evitar complicaciones innecesarias posteriormente.
  • Por ello, nos esforzamos en estar al corriente de las implicaciones del uso que se pueda dar a cualquier información ambiental suministrada a terceros para poder garantizar su coherencia y rigor.

Los instrumentos económicos ambientales (ecotasas, exacciones, cánones, derechos de emisión, seguros, fianzas,…)

  • Cada vez se asocian más figuras impositivas a la contaminación. Esto está en línea con determinadas escuelas de pensamiento de la sociedad occidental. Independientemente de la velocidad con la que se lleguen a implantar totalmente, el incremento de la presión fiscal de ecotasas es un hecho innegable en el mundo desarrollado, así como su aceleración.
  • Por ello, además de contar con profesionales que han participado en el diseño, implementación y operación de instrumentos económicos ambientales, se estudia estos temas, de una forma permanente y sistemática colaborando tanto con Universidades, Organizaciones Empresariales o con determinadas Administraciones Públicas para poder estar al día tanto en los sistemas actuales como en los futuros y así poder dar un buen servicio a nuestros clientes.

Las reclamaciones de cariz penal, o criminal.

  • La exigencia de responsabilidades por infracciones medioambientales cada día evoluciona más en una doble dirección
    • Por un lado, la responsabilidad es de carácter personal, es decir penal.
    • Por otro, en determinados ordenamientos jurídicos, como el español, el delito medioambiental es de riesgo. Esto hace extremadamente compleja, y con resultado incierto, la judicialización de una infracción.
  • Nuestro enfoque es técnico y complementario al jurídico. En una situación en que se puede pedir la pérdida de libertad por una falta de riesgo, su cuantificación técnica, de una forma seria y rigurosa, toma una importancia caudal.
  • Contamos con personal con amplia experiencia en estos procesos, desde todos los puntos de vista. Asimismo, como empresa hemos llevado diversos casos de defensa con resultados satisfactorios.