Sequía preocupante en España al finalizar el año hidrológico

Sequía preocupante en España al finalizar el año hidrológico

El 30 de septiembre finaliza el año hidrológico, y los datos de la sequía en España están arrojando cifras preocupantes. En estos momentos, el Gobierno tiene declarada oficialmente una situación de sequía prolongada en tres cuencas: Júcar, Segura y Duero. Además, Galicia, quizás la región más húmeda de la Península, ha registrado el año más seco de su historia, con un 40% menos de precipitaciones. En Cataluña, la ACA1 ya ha declarado el nivel de prealerta, con las reservas de agua al 55%. Y, se espera que la situación de alerta no tarde en producirse, ya que no hay previsión de lluvias para los próximos días.

En la siguiente figura podemos ver la evolución de las precipitaciones medias en España en el segundo trimestre (marzo, abril, mayo), desde el año 1965 hasta este 2017.

Vemos que, en cuanto a precipitaciones, el histórico presenta oscilaciones, con un mínimo en el año 1995. Pero también, según AEMET1, las lluvias durante el recién terminado año hidrológico han sido menores de lo normal. Se ha cerrado con 551 litros por metro cuadrado de media para el conjunto de España, lo que representa casi un 15% de déficit respecto a la media histórica (1981-2010), que está en 648 litros por metro cuadrado. Si se toma como referencia solo la España peninsular, la reducción respecto a la media histórica es algo más del 18%, según el Ministerio de Agricultura.

El problema no es que este último año haya sido seco, sino que España lleva desde 2014 encadenando años hidrológicos con lluvias menores de lo normal. Y esto ha tenido una afección directa en el agua embalsada. Además, las elevadas temperaturas de este verano, que han propiciado la evaporación, también ha afectado al nivel de los embalses. Es decir,la sequía meteorológica ha desembocado en una situación de sequía hidrológica.

En la siguiente gráfica vemos un histórico de temperaturas en Cataluña de Meteocat2, en donde se 

puede apreciar claramente una tendencia creciente en las temperaturas medias anuales. Otro de los problemas añadidos es la predicción de un otoño que se prevé cálido, según Aemet.

La agricultura es una de las actividades más afectadas. El Gobierno, a pesar de haber aprobado un Real Decreto, el pasado junio, para paliar los efectos de la sequía, aún no lo ha hecho efectivo. Lo que sí se ha hecho, es autorizar un travase del Tajo al Segura el pasado 29 de septiembre. Incumpliendo la normativa vigente, ya que los embalses de la cabecera del Tajo se encuentran a menos del 10% de su capacidad. El Parque Nacional de Doñana, también está sufriendo la escasez de agua y la sobreexplotación del acuífero con cientos de pozos ilegales. La Administración está haciendo bien poco para revertir esta situación, ya que la mayoría de los Ayuntamientos adyacentes al parque viven del cultivo de la fresa.

El análisis de la situación está sobre la mesa pero, ¿cuáles son las medidas que se están tomando ante esta situación? En un estudio, publicado por WMO1, se demuestra que el coste de las medidas preventivas ante la sequía es mucho menor que el de las medidas paliativas. Además, tenemos ejemplos de países que han sabido reducir su huella hídrica para enfrentarse a situaciones incluso más adversas.

No tenemos noticias de ningún plan para prevenir los efectos de la actual sequía, ni de las futuras. En un país mediterráneo y en un escenario de calentamiento global esta actitud parece, al menos, arriesgada. Lo que si sabemos es que, según Aemet, la precipitación media en España el pasado septiembre fue de 15 litros por metro cuadrado, lo que supone el 33% de la media de este mes, que es de 45 litros.

1World Meteorological Organization

1Agencia Española de Meteorología.

2Agencia Meteorológica Catalana.

1Agencia Catalana del Agua

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *