Argentina, candidato a vertedero mundial sin tener los recursos

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, ha aprobado un decreto que permitiría la importación al país de desechos plásticos de bajo valor y potencialmente tóxicos. A pesar de que Argentina firmó el Convenio de Basilea, que supervisa las exportaciones de deshechos y define claramente aquello que se puede recuperar, en el nuevo decreto, algunos materiales destinados al reciclaje o incineración son reclasificados como productos básicos. Así, muchos de ellos acaban escapando al control.

Los grupos sociales y medioambientales, que cuestionan que este decreto sea legal, han puesto el grito en el cielo ante la amenaza de lo que supondría que un país como Argentina, incapaz de gestionar sus propios residuos, se sacrifique abriendo las puertas a la basura de países más desarrollados.

Alejandra Acosta, del Ministerio de Ambiente argentino, ha señalado que el decreto no ha sido realmente entendido, que en realidad es más estricto que las políticas anteriores y ha anunciado que no se permitirán plásticos mixtos o destinados a la “disposición final” o la recuperación de energía a través de la incineración.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *