Biocombustibles en Europa: un debate abierto

En marzo de este año se publicó un estudio que afirma que los cambios en los usos del suelo, provocados por los cultivos dedicados a la producción de combustibles, aumentan las emisiones de CO2. El estudio, llevado a cabo por las consultorías Ecofys, IIASA y E4Tech, incluye proyecciones sobre consumo para alimentación (Figura 1) y producción de biofuel en el mundo (Tabla 1), hasta el año 2030.

 

grupoecoindustria-biomasa

Figura 1: Demanda global de biomasa. Fuente: http://www.globiom-iluc.eu/

grupoecoindustria-biofuel-cultivos

[1]    PJ: Petajulio, unidad de energía 10 (15) Julios

[2]   Resto del Mundo

Tabla 1: Producción de biofuel según su origen. Fuente: http://www.globiom-iluc.eu/

Como se puede ver en los gráficos anteriores, la demanda de biomasa está experimentando un incremento progresivo en Europa y a nivel mundial, este hecho puede suponer un obstáculo para la consecución de los objetivos marcados en la Cumbre del Clima de París.

El estudio ha sido criticado por los productores europeos de biofuel, ya que si bien es la primera vez que se incluyen todas las fuentes probables para su producción (como gramíneas o restos de poda, por ejemplo), consideran que la modelización no está suficientemente probada y que no se han aportado datos que permitan establecer una jerarquía entre idoneidad de los diferentes cultivos para la producción de combustible. Lo que sí parece claro, es que el consumo industrial de aceites vegetales en Europa, supera ya con creces al consumo destinado a alimentación humana (Fig 2), también debemos destacar la relevancia que han tomado los aceites de colza y palma.

grupoecoindustria-aceites-vegetales

Figura 2: Comparativa de consumo de aceites vegetales en Europa. Fuente: http://www.globiom-iluc.eu/

 

También este año, el Parlamento Europeo aprobó la propuesta de los países miembros respecto a los biocombustibles. Esto es, un máximo del 7% que pueden computar en el compromiso europeo del 10% de renovables en el transporte para el 2020. Esto supondría un incremento en la producción, ya que la contribución actual en energías renovables para el transporte asciende solo al 5%.

El sistema de certificación europeo de biocombustibles también ha sido puesto en entredicho por un estudio realizado por el Tribunal de Cuentas Europeo. Según este organismo se trata de un sistema débil de adhesión voluntaria y que además no considera los cambios en los usos del suelo y el posible incremento de emisiones. Está previsto que para abril de 2017 la Comisión presente propuestas para corregir el actual sistema de certificación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *