contaminación microplásticos

La contaminación atmosférica, causa de reducción de esperanza de vida

La contaminación atmosférica se ha reducido notablemente en las sociedades occidentales en las últimas décadas. A pesar de ello, la relación directa entre la actividad humana y la contaminación atmosférica parece no acabar nunca. Una contaminación que reduce la esperanza de vida de aquellos quien la respiran. Por esta razón, en las ciudades la reducción de la esperanza de vida es cada vez más grave. 

La contaminación, resultado de la política

Se suele excusar la contaminación como algo inevitable. Pero, los cambios que han realizado las autoridades chinas en Pekín en los últimos tiempos demuestran que, si se quiere, se puede reducir la contaminación atmosférica y que, si se vuelve a una política permisiva, la contaminación vuelve. Así, en Pekín, las autoridades desde 2012 han implementado dos importantes medidas. Por un lado, reducir el número de permisos de circulación a nuevos vehículos a la mitad y, por el otro, favorecer la energía producida a partir de gas natural en lugar de procedente de carbón y reducir la actividad de las industrias contaminadoras.

Esto ha dado como resultado mejoras espectaculares en la calidad del aire entre 2012 y 2017. Sin embargo, tal como señala Greenpeace en 2018-2019 se han relajado las restricciones. Debido a que se ha incrementado la producción de energía a partir de carbón así como la de fábricas sin medidas correctoras. Esto ha supuesto un deterioro de la calidad del aire. La relación directa entre como gestionamos nuestros modelos productivos y la calidad del ambiente en el que vivimos es irrefutable y no se puede negar.

A mayor contaminación, menor vida

Ya era sabido que la contaminación reducía la esperanza de vida. Así, el pasado mes de abril se presentaba un estudio que lo cuantificaba en función del país. Egipto y Bangladesh eran los que arrojaban un valor más alto de reducción por contaminación atmosférica con 18 meses. Canadá y Suecia los que menos con entre 2 y 6 meses.

Pero, nuevos estudios publicados en el Reino Unido, y otros países, recientemente establecen una relación directa entre la reducción de la esperanza y valores altos de contaminación dentro de un mismo país. Es decir, que, por ejemplo, un niño de Birmingham tiene una esperanza de vida menor que uno de una zona rural de Cornwall. A estas mismas conclusiones llegan otros estudios tomando como referencia Estados Unidos, China o determinados países de Europa Oriental

Los microplásticos no solo en el mar. También los estamos respirando

Siempre se había pensado que el tráfico rodado y la actividad industrial eran las principales fuentes de contaminación atmosférica. Sin embargo, un estudio realizado en Francia ha encontrado concentraciones relevantes de microplásticos en medio de los Pirineos. Concretamente, en zonas poco habitadas y sin actividad industrial. El origen de este contaminante sería la mala gestión de residuos plásticos a centenares de kilómetros de distancia. Esto es algo que origina estas partículas y su posterior transporte y dispersión por el viento. No nos debería sorprender, estamos habituados a que determinadas tormentas transporten polvo del Sahara hasta Europa. Esto implica distancias de millares de kilómetros. Los microplásticos pueden ser más ligeros y las distancias más cortas

Los científicos del Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina examinaron la nieve de varios lugares, incluido el archipiélago ártico noruego de Svalbard. El equipo, compuesto por científicos alemanes y suizos, descubrió 14.400 partículas de plástico por litro en la muestra de Svalbard. Este equipo reveló que estas pequeñas partículas de plástico también se encuentran en grandes cantidades en el Ártico y los Alpes. Ahora mismo, estas pequeñas partículas se están moviendo por el aire a algunos de los lugares más remotos de la tierra.

A medida que aumenta nuestro conocimiento del medio ambiente, descubrimos más interrelaciones. Además, se hace más patente la necesidad de actuaciones políticas a gran escala que eviten males mayores.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *