El cambio climático, calor y fuego

Las luces se apagaron, un tornado de fuego apareció en el cielo y llegó la temperatura más alta desde 1931. Fue un fin de semana de California para los libros de historia, que se sumó a los extremos de 2020. Podría decirse que este año ha ofrecido una mirada al futuro de nuestro mundo con el cambio climático.

Este mes de agosto, zonas de California han superado los 54 ºC de temperatura, como anticipo del cambio climático. Se le considera la ola de calor más importante de los últimos 70 años. Las noches más cálidas en particular tienen la imprenta del calentamiento global, dicen los científicos.

Esto ha ocasionado incendios en el Norte de California. El fuego se mueve muy rápido y ya se les llama “tornados de fuego”. Millares de viviendas afectadas, 650 incendios y con más de medio millón de hectáreas calcinadas. Ya ha habido más de 170.000 personas evacuadas y 20 frentes, o grandes incendios ardiendo simultáneamente. Las autoridades también ordenaron a los residentes evacuar en varias otras áreas donde los grupos de incendios se están extendiendo rápidamente.

Twitter post

Desde 1985 la temperatura media de California se ha incrementado en casi 1 ºC, llegando a casi 2ºC en algunas zonas. Al mismo tiempo, el relativamente cálido invierno y primavera ha hecho que los suelos y bosques se sequen y se favorezca su combustibilidad. El aumento de la temperatura contribuye a la sequedad que permite más incendios forestales.

Incluso sin grandes cambios en la precipitación promedio, el calor agregado por sí solo puede actuar para secar California y dejar más combustible para los incendios. 

Un sistema de alta presión que mantiene el calor en su lugar y también suprime la nubosidad y reduce el potencial de lluvia. La falta de cobertura de nubes genera más luz solar, lo que seca aún más el suelo. Una vez que el suelo está seco, la energía solar, que se había empleado en reducir la humedad ambiente, calienta el aire, lo que eleva aún más la temperatura.

Al mismo tiempo, después de las lecciones del incendio de Chico Paradise, en esta ciudad se está replanteando el modelo urbanístico californiano. Se eliminan las calles sin salida y se introducen zonas tampón que actúen como barreras anti incendios. 

Aunque el fuego se esté empezando a controlar en los últimos días de agosto, surgen nuevos problemas. Al mismo tiempo, en Denver, a más de 2000 kilómetros de los incendios, la calidad del aire ha empeorado notablemente. Cientos de incendios forestales que arden en California arrojan humo sobre las Montañas Rocosas y Colorado. Esto empeora aún más la ya deficiente calidad del aire de Denver. El humo también está afectando a otros estados y se extiende hasta la costa este. Denver ya estaba incumpliendo los estándares federales de calidad del aire. Esto es debido a que sus 300 días de sol ayudan a la transformación de contaminantes artificiales en ozono. 

Por otro lado, economistas de la Universidad de Chicago estiman que el incremento de temperaturas ocasionará más muertes que todas las enfermedades infecciosas juntas. El problema no será solamente los incendios de cada verano y requerirá una respuesta más amplia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *