Cataluña empeora en la calidad del aire

La semana pasada, la Generalitat de Catalunya, presentó el informe sobre la calidad del aire en 2015. Los datos revelan que ha empeorado la calidad del aire para 4 contaminantes: óxidos de nitrógeno (NO2), partículas en suspensión (PM10), ozono troposférico (O3) y sulfuro de hidrógeno (H2S). Para todos estos contaminantes y para el benzopireno (BaP), se han superado los límites establecidos por la legislación europea.

La directora de Qualitat Ambiental, Mercé Rius, ha alegado que si en 2014 los resultados fueron mejores es debido, sobre todo, a las condiciones meteorológicas – menos lluvias implican mayor permanencia de los contaminantes en el aire-. También se destacó que el nivel de NO2 en Barcelona está muy por debajo del de ciudades como Londres, París, Berlín o Milán. A finales de 2015, la Agencia Europea del Medio Ambiente ya publicó datos sobre la contaminación del aire en Europa y su afectación a la salud humana.

En la siguiente figura se puede ver las zonas que han mostrado incumplimientos de los límites vigentes, que recordemos que en muchos casos, están por encima de los recomendados por la OMS[1].

contaminacion_aire_cataluña

 

El límite de NO2, se supera en zonas de Barcelona y el Vallés, los niveles de este contaminante no han variado mucho en los últimos años. Procede principalmente de la combustión de los vehículos, sobre todo diésel y afecta de manera importante al sistema respiratorio. El O3 se produce por el efecto de la radiación ultravioleta sobre otros contaminantes, como los óxidos de nitrógeno,  y es un  gas muy irritante. Se han detectado incumplimientos de este contaminante en hasta 11 zonas de Cataluña, entre ellas: el área de Girona, la plana de Vic, área de Barcelona, etc. En cuanto a las PM10, que podrían provocar cáncer y enfermedades cardiovasculares, se han detectado incumplimientos en las zonas de Vic, Terres del Ebre y el Vallés.

Se conoce que la mayoría de los problemas de contaminación atmosférica proceden del tráfico de vehículos y, por tanto, la responsabilidad principal es de la Administración y de sus políticas en éste área. Esperemos que se actúe con responsabilidad en este tema – que está empezando a preocupar a la opinión pública, por su cobertura mediática-  y que no se culpabilice al sector privado.


[1]              Organización Mundial de la Salud.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *