cambio climático

El cambio climático cambia las reglas de juego

Una severa sequía creada se ha apoderado del suroeste de Estados Unidos desde 2000. Científicos de la Columbia University han estudiado episodios similares en esta región en los últimos 1200 años. La actual, junto con otras tres, es una de las peores sino la peor y alcanza la categoría de “megasequía”. El cambio climático tuvo su culpa en esta intensificación. Es decir, puede durar más de una década. Este tipo de fenómenos ayudado a alargar e intensificar las temporadas de incendios forestales y amenaza el suministro de agua para las personas y la agricultura. 

Se considera que este fenómeno no es casual, sino que viene reforzado por el cambio climático. Las precipitaciones en el Sudoeste estadounidense vienen marcadas por las temperaturas en la superficie del Océano Pacífico. Cuando éstas son bajas, fenómeno conocido como “La Niña”, las tormentas se desplazan hacia el norte del continente norteamericano, dejando al sudoeste sin lluvias.  Los investigadores han confirmado que el cambio climático hace que se doble la probabilidad de una sequía. 

Dicho de otra manera, sin el calentamiento global, la sequía actual sería solo de gravedad moderada en lugar de una de las peores.

Sequía y precipitaciones abundantes

Los cambios meteorológicos como el antes descrito implican, también, mayor probabilidad de concentración de precipitaciones y, por lo tanto, de inundaciones.

Este fenómeno ya ocurre en China donde las pérdidas económicas se consideran ya espectaculares. Millones personas han perdido sus casas y han sufrido cuantiosas pérdidas económicas en el sur de China.  Los grupos ambientalistas advirtieron que es probable que las inundaciones extremas sean más comunes.

A fines de junio, más de 12 millones de personas en 13 provincias habían sido afectadas. Las inundaciones causaron la muerte a 78 personas, dañaron 97,000 hogares y ocasionaron pérdidas económicas por 25,000 millones de yuanes (3,000 millones de euros). Los videos que circulaban en las redes sociales mostraban casas colapsando, autos a flote y cultivos muriendo en campos fangosos e inundados. Varias ciudades del sur de China también sufrieron daños en la infraestructura. 

Las inundaciones afectan a la supervivencia de un país y también a las hipotecas de otro

El aumento del nivel de los mares y el cambio climático está transformando la sociedad estadounidense a lo largo de sus costas. La combinación de inundaciones tierra adentro por ríos que se desbordan con más frecuencia y de los niveles del mar subiendo en las costas hace que se ponga en cuestión un tema como éste. ¿Para qué arriesgarse a dar un préstamo por una propiedad que puede quedar sumergida?

Por otro lado, el First Street Foundation, un grupo independiente de investigadores meteorológicos de New York ha revisado las propiedades que están afectadas por una inundación con un período de retorno de 100 años. Es decir, propiedades que, en un cualquier momento, tienen una probabilidad superior al 1% de sufrir una inundación. Consideran que no son 6 millones de viviendas como estimaban las agencias federales, sino más de 14. Han publicado sus resultados en una web, https://floodfactor.com/. Este estudio indica que hay más de 8 millones de viviendas que no han adquirido seguros específicos para estas situaciones.  Pueden sufrir considerables pérdidas en cualquier momento.

Los compradores de viviendas están utilizando cada vez más las hipotecas que les facilitan. Dejan de hacer sus pagos mensuales y se retiran del préstamo si la casa se inunda. Los bancos están haciendo que los compradores en las zonas costeras, o en las inundables, hagan pagos iniciales más grandes. A menudo se hace pagar hasta el 40% del precio de compra, en comparación con el 20% tradicional. Esta es una señal de que los prestamistas han despertado a los peligros climáticos y quieren tener menos riesgos.

En Bangla Desh, en el otro extremo del mundo, la concentración de precipitaciones y su mayor intensidad ha hecho que más del 35% del país quede sumergido bajo las aguas. Las pérdidas son cuantiosas para una población que, para empezar, tampoco disponía de la riqueza de los países occidentales. Los que menos contribuyen al cambio climático son los más afectados por sus consecuencias.

En conclusión, el cambio climático no es sólo un incremento de temperatura. Es mucho más que eso. Implicará cambios drásticos en nuestra economía y bienestar. A menos que nos apresuremos en cambiar, nuestra sociedad va a cambiar sin pedirnos permiso.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *