Huella hídrica en Estados Unidos: los derechos sobre el agua

El Río Grande, que trancurre por 3 estados de EEUU, se encuentra severamente afectado por la sequía que asola el Oeste y, en especial, California. La situación ya ha generado disputas por los derechos de uso de agua entre los estados de Texas y Nuevo México.

El río está muy canalizado y los acuerdos y derechos sobre el uso del agua son complejos. El acuerdo Elephant Butte (un embalse compartido que actualmente está al 3 % de su capacidad) otorgaba 43% del derecho sobre la reserva de agua a Texas y 57 % a Nuevo Mexico, pero los agricultores de este último Estado construyeron pozos en las márgenes del embalse, drenando las masas de agua subterránea que alimentaban el caudal del río.

Por otro lado, en California hay una disputa abierta entre los usuarios históricos, granjas asentadas desde antes de 1914 y los usuarios más recientes. Los primeros tienen derecho a usar las aguas superficiales antes que los segundos, que se quedarían solo con el remanente (inexistente con la actual sequía). Así que los nuevos usuarios han optado por cavar pozos cada vez más profundos, llegando a provocar  episodios de subsidencia, que no se veían hace 60 años.

También en California, en 1963 se construyó un sistema de canales que facilitó el riego con aguas superficiales, ante la abundancia y fácil acceso al recurso, se optó por cultivos de elevada rotación y elevadas demandas  de agua, como la almendra. Ahora, con la sequía, los agricultores vuelven a buscar el agua subterránea, y la ley californiana no limita la construcción de pozos.

Según datos de los investigadores de la NASA, desde 2011, California ha perdido 30.000 millones de m3 de sus reservas de agua, de los cuales, dos tercios son pérdidas en sus acuíferos subterráneos.

El pasado 12 de junio el New York Times publicaba que los usuarios históricos, con derechos anteriores a 1914, sufrirán también cortes de suministro, esto puede significar más perforaciones si no cambia la legislación.

Las soluciones pasan por acuerdos que beneficien a todos en un marco de uso eficiente del agua,  el estudio de la huella hídrica de los cultivos y el análisis del ciclo del agua, asumiendo un escenario de mayor calentamiento y más restricciones en los próximos años.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *