residuos electrónicos

El precio del reciclaje de residuos electrónicos en tailandia

Según calculan las Naciones Unidas, cada año se producen alrededor de 50 millones de toneladas de residuos electrónicos.

Cuando China cerró sus fronteras a los residuos electrónicos del mundo en 2018, Tailandia y otros países del sureste asiático decidieron aprovechar la oportunidad. En el primer caso, se está convirtiendo en el nuevo centro mundial a pesar del rechazo de la población y de la prohibición del Gobierno.

En este tipo de industrias, reina la explotación laboral. En Tailandia, además, el sistema de regulación es muy frágil y la corrupción ha causado estragos. Todos aquellos ciudadanos y activistas que osan mostrar su descontento u oposición a esta industria corren el riesgo de ser acosados y atacados con violencia.

A pesar de la prohibición impuesta a la importación de residuos electrónicos, inspectores de medio ambiente e industriales expertos de Tailandia coinciden en desvelar que se están abriendo nuevas fábricas y se siguen procesando toneladas de basura electrónica procedente del extranjero.

Para ser rentable, el negocio requiere grandes volúmenes de producto, mano de obra barata  y no asumir los costes de contaminación ni de afecciones a la salud humana. Aunque todos estos productos puedan constituir una materia prima extremadamente interesante para la economía circular, su mala gestión puede tener consecuencias muy negativas.

En Tailandia, el incentivo que supone el valor de los materiales en los residuos electrónicos combinado con una inmigración ilegal de los países vecinos (Camboya y Myanmar, por ejemplo) y una relajación de los controles ambientales, en general, y de los de la industria de e-waste, en particular ha hecho que se multipliquen este tipo de instalaciones y sus efectos ambientales nocivos.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *