Un estudio predice pérdidas de cuota en el sector de los combustibles fósiles

El petróleo y el gas podrían perder el 10% de su cuota de mercado en favor de la tecnología solar fotovoltaica y de los vehículos eléctricos, según un informe  del Instituto Grantham. Este centro de investigación británico que estudia el cambio climático fue fundado en el año 2008 por la Escuela de Ciencias Políticas y Económicas de Londres.

Esta institución predice un pico en el consumo de combustibles fósiles para el próximo 2020, si continúa cayendo el precio de la tecnología asociada a los paneles fotovoltaicos y los coches eléctricos.

Los vehículos eléctricos podrían significar una quinta parte del transporte de carretera en 2030, según el Instituto Grantham, mientras que la energía solar podría proveer el 23% de la energía eléctrica en 2040, dejando completamente fuera al carbón y relegando al gas al 1% del mix energético.

Además, según este estudio, la descarbonización en los sectores de la energía y el transporte no serían suficientes para mantener los compromisos de París, y la temperatura por debajo de los 2º C de incremento. Como se ve siguiente gráfica la industria, que aquí incluye sectores de elevada demanda energética como la del cemento, el hierro y el acero y la química, entre otras; es uno de los mayores contribuidores a las emisiones de CO2 y por tanto deberá recortarlas, incluyendo tecnologías más eficientes. Para cada sector tenemos dos proyecciones: un escenario que refleja solo las contribuciones previstas por los Estados en los acuerdos vigentes (escenario NDC – Nationally Determined Contributions) y otro escenario con una implantación fuerte de la tecnología fotovoltaica (escenario Strong PV)

grupoecoindustria-energia-NDC

Se predice que el futuro escenario ayudaría a limitar el calentamiento global a 2,2-2,4 º C para el año 2100 (con una probabilidad del 50-66 %), mientras que si las cosas continúan como hasta ahora parece que el incremento de temperatura sería de 4ºC.

Sin embargo no todos los estudios que se han publicado recientemente van en esta línea. El Pronóstico sobre energía de BP para 2017 sugiere que el gas y el carbón continuarán como las principales fuentes de energía hasta el año 2035. Una investigación publicada recientemente en la revista Science and Technology advierte sobre la demanda de energía para la producción de los paneles fotovoltaicos, que si bien varía según el país de origen y se va haciendo más eficiente con el tiempo, podría significar que los primeros 20 años de funcionamiento de un panel (de los 30 de vida útil), cubrirían solo las emisiones de CO2 necesarias para producirlo.

Aun así, la energía solar parece que está para quedarse y la mayoría de los países desarrollados están invirtiendo en esta tecnología.  La posición del gobierno español puede resultar inquietante, ya que después de invertir durante años en el sector lo dejó caer para, más tarde, incluso poner una tasa sobre la energía solar. ¿Cómo piensa España cumplir sus compromisos de reducción de emisiones? ¿Es inteligente dar la espalda a la energía solar en un país con tantas horas de insolación?

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *