Fin del paradigma del plástico de solo un uso.

El plástico de solo un uso, al parecer, tiene los días contados. La preocupación por evitar que los residuos de plástico terminen en los océanos y en nuestro entorno, contaminando el medio ambiente, ha impulsado el desarrollo de normativas para la prohibición de algunos de estos productos.

La cultura del usar y tirar ha dejado una huella ecológica. La creciente sensibilización ante la proliferación de residuos de plástico en la naturaleza, ha impulsado la búsqueda de alternativas más sostenibles.El abandono de productoscomo: cubiertos, platos, productos hechos con plástico oxo-degradable y envases de poliestireno para comida; abre un abanico de oportunidades increíbles. Al mismo tiempo, es un toque de atención a los productores y a la industria del packaging, sobre la necesidad de un cambio de materiales. Estamos ante las puertas de un nuevo modelo más eficiente, que se enmarcaría dentro de la economía circular.

Un ejemplo claro de este paradigma es la pajita de plástico. Las diferentes campañas en contra de la pajita de plástico suponen hoy en día un movimiento mundial.

En la actualidad se consumen mil millones de pajitas plásticas al día en todo el mundo . Según Greenpeace, solo en Europa se consumen 36.500 millones de pajitas anuales. Y, España lidera el consumo europeo con 13 millones de pajitas al día. La presión social y regulatoria, ha impulsado la búsqueda de soluciones, e innovación, para lanzar alternativasal  mercado.

Algunas propuestas para la sustitución de este producto, son las pajitas de bambú, pajitas comestibles, pajitas de acero inoxidable, pajitas de vidrio,  y las pajitas de papel. Estas opciones tienen ventajas y desventajas.

La creciente  demanda de alternativas a las pajitas de plástico. Ha impulsado a la empresa Aardvardk a invertir para aumentar su capacidad de producción. Esta empresa es la única que fabrica en Estados Unidos pajitas de papel, y creció un 5000% en 2017 . Este año prevé un inversión de 9 millones de dólares para su expansión e impulsar la producción que esperan multiplicar por 700% para fines del 2019.

Se avecinan inversiones importantes para conseguir alternativas al plástico de un solo uso. La transición de productos plásticos a productos más sostenibles con el medio ambiente es algo inminente y las empresas ya están innovando en este sentido.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *