Economía circular y jeans

Hacia la economía circular

Realmente no hay mejor sensación que encontrar el par perfecto de jeans vintage Levi’s. Aunque estén usados, son innegablemente elegantes. Comprar artículos de segunda mano nunca deja de brindarte una sensación de comodidad, sabiendo que estás comprando un par de pantalones perfectamente funcionales. Los últimos esfuerzos de sostenibilidad de Levi’s han llevado a la marca a lanzar un programa de recompra llamado Levi’s Secondhand. El programa incentiva a los clientes a comprar y vender artículos de segunda mano. De esta manera, se incentiva la economía circular.

A través de SecondHand, “Levis” permitirá a los clientes canjear sus jeans y chaquetas usados ​​por una tarjeta regalo, cuyo valor se estima en unos 10 a 20 euros, dependiendo del estado de la ropa. Los compradores tienen una nueva oportunidad, que es, además de vender sus piezas viejas, comprar jeans y chaquetas usadas “nuevas” donados por otros. Los jeans tendrán un precio de 25 a 80 euros. Si la ropa no cumple con los “estándares de reventa”, el comprador recibirá una tarjeta regalo por valor de cuatro euros. Una vez hecho esto, los pantalones continuarán su viaje para su reciclaje.

Levi’s no para

Además del lanzamiento de Second hand, Levi’s presentó el martes su vaquero más sostenible. Este es fruto de más de cinco años de investigación en diseño circular y la asociación con la startup sueca de tecnología textil de reciclaje Re:newcell.

El jean está hecho con un 60% de algodón orgánico procedente de Turquía y Circulose, el material revolucionario de Re:newcell, que incluye un 20% de denim reciclado y un 20% de viscosa de origen sostenible. Aunque durabilidad y producto circular son dos términos difíciles de encontrar en estos productos reciclados, la tecnología ha conseguido que sea posible. La asociación es un ejemplo de cómo reciclar jeans de una manera que no disminuya la calidad ni obstaculice su reciclabilidad en el futuro.

Estos jeans están diseñados de tal manera para que puedan regenerarse en una nueva prenda. Cada uno de sus componentes se ha calibrado cuidadosamente para garantizar que cumplen con las especificaciones de reciclaje. Esto permite que la prenda tenga una segunda vida cuando ya no se pueda usar. Todo esto nos hace ver como una empresa no solo reduce su huella ambiental, sino que, además, remunera a sus clientes.

Otras empresas de todo el mundo empiezan a desarrollar ideas innovadoras para fomentar un cambio en la sociedad. Por ejemplo, el fabricante suizo de zapatos On cree que ya es hora de que las zapatillas deportivas sean más ligeras y mejores para el medio ambiente que antes. Es por eso que la compañía lanza su primer par de zapatos completamente reciclable. Las zapatillas se ofrecerán como parte de un servicio que, en lugar de venderlas, las alquilará. Esto es un concepto totalmente nuevo en el mercado y en la economía circular.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *