Incendios de sexta generación

La temperatura del planeta aumenta, las temporadas de fuegos se alargan y las probabilidades de incendios incrementan. El cambio climático, el abandono de cultivos y la reforestación desordenada y salvaje son factores causantes, agravantes y aceleradores de los grandes incendios que se suceden desde Alaska hasta las costas del Mediterráneo. 

En California ya se producen incendios todo el año y en Alaska, la temporada de incendios dura 78 días más que hace 50 años. A pesar de esta crítica situación, Estados Unidos, país en el cual las clases políticas aún se enzarzan en debates improductivos sobre la existencia o no del cambio climático, se han reducido los recursos destinados a combatir el fuego y ha disminuido el número de bomberos, “Hotshots”, que operan en territorios de difícil acceso. 

En contraposición, dentro del territorio europeo y entre 1990 y 2015, se reforestó una zona equivalente al tamaño de Portugal. En Francia, por ejemplo, la zona forestal ha crecido un 7% desde la década de los 90. A priori podría parecer que esto supone solo ventajas y beneficios para el ecosistema ya que ayuda a absorber grandes cantidades de emisiones de dióxido de carbono, pero a la vez aumenta el riesgo de incendios. 

 

Devastadores incendios de Paradise (California) y Portugal

Durante el otoño de 2018, Paradise, una pequeña ciudad del norte de California quedó completamente sumida en las llamas del devastador incendio que acabó con 88 muertos, 62.000 hectáreas calcinadas y 18.800 edificios completamente destruidos.

Existían protocolos de evacuación, se habían limpiado zonas y los habitantes estaban preparados para actuar, pero no fue suficiente para combatir las consecuencias del cambio climático y de los fuertes vientos. Una sequía prolongada provocó que la madera perdiese humedad y fuese consumida por el fuego de forma instantánea. El aumento de las temperaturas y de la cantidad de días al año que se reúnen las condiciones idóneas que propician los incendios, también son factores que agravan la situación.

En Europa encontramos un caso de magnitudes similares, en Portugal durante el 2017, en el cual fallecieron 43 personas.

Estos incendios tienen unas características comunes y los expertos los catalogan como incendios de sexta generación

Nueva y mortal generación de incendios

Los incendios de sexta generación son aquellos que tienen la capacidad de cambiar las condiciones atmosféricas. Liberan grandes cantidades de energía generando nubes convectivas a capas altas de la atmósfera. Se forman tormentas de fuego siendo la propagación aún más incontrolable.

En estos casos, las llamas pueden quemar más de 4.000 hectáreas por hora. En Portugal se llegaron a consumir entre 10.000 y 14.000 hectáreas por hora y en Paradise se quemó la superficie equivalente a un campo de fútbol por segundo. En casos como estos, las técnicas usadas hasta día de hoy y la tecnología empleada quedan obsoletas en la lucha contra el fuego. 

El cambio climático junto con el abandono de las zonas rurales y otras prácticas son causantes de la aparición de incendios tan virulentos.

 

¿Son los incendios de Gran Canaria considerados de sexta generación?

En verano de 2019, en la isla de Gran Canaria, tuvieron lugar tres incendios que afectaron a zonas con un alto valor ecológico pero también a zonas urbanas, provocando la evacuación de más de 9.000 habitantes y la destrucción de 12.000 hectáreas en tan solo tres días. 

ª

Según Miguel Ángel Soto, responsable de las campañas de bosques de Greenpeace, este incendio no puede considerarse de sexta generación porque a pesar de ser devastador y virulento, no alteró las condiciones atmosféricas.

Estos sucesos ocurridos en los últimos años ponen en evidencia que no nos estamos preparando correctamente para hacer frente al cambio de escala de los nuevos incendios. Mejorar las técnicas de extinción, crear nuevos protocolos de evacuación, continuar con la concienciación social y combatir el cambio climático es necesario y urgente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *