Real Decreto 110/2015 sobre Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos

El pasado 21 de febrero se publicó en el BOE el Real Decreto 110/2015 sobre Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), que transpone la Directiva 2012/19/UE.

En esta ocasión, España destaca por fijar unos objetivos mínimos de recogida de RAEE (que se exigirán en proporción a la población de cada Comunidad Autónoma), que de entrada serán:

– Durante 2015 se recogerán como mínimo 4 kg de RAEE domésticos por habitante
– En 2016, el 45% de la media del peso de AEE introducidos en el mercado español en 2013, 2014 y 2015
– En 2017, el 50% de la media del peso de AEE introducidos en el mercado español en 2014, 2015 y 2016
– En 2018 se recogerán hasta el 55% de la media de AEE introducidos en el mercado en 2015, 2016 y 2017

Igualmente, a partir del 1 de enero de 2017, los productores estarán obligados a conseguir unos objetivos mínimos de preparación para la reutilización que se revisarán al alza al cabo de un año (cabe notar que la UE valorará a mediados del próximo año si establece objetivos para la preparación de los RAEE para la reutilización).

Entre otros puntos relevantes, se establecen unos criterios de autorización y procesos homogéneos en toda España y para todas las instalaciones; se regula el funcionamiento del Registro Integrado Industrial, donde los productores deberán de declarar el tipo y cantidad de aparatos que ponen en el mercado (así se facilitará el control y seguimiento de objetivos, pero supondrá un aumento en la carga administrativa de las empresas); se incorpora la distinción entre AEE usado y RAEE (para incentivar la entrega de los aparatos usados por parte de los usuarios a los comercios de segunda mano) y se pretende promover la reutilización y la preparación para la reutilización en cuanto se considera que se trata de un sector capaz de generar empleo estable.

Algunas asociaciones profesionales del sector han manifestado que los objetivos marcados por este Real Decreto serán difícilmente alcanzables en el plazo de tiempo previsto y por otro lado existe la preocupación que el exceso de detalle con que se fija qué se puede hacer con los residuos pueda frenar la innovación en la gestión de los mismos.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *