Suecia compra derechos de emisión para subir los precios

Suecia se ha propuesto comprar derechos de emisión dentro del mercado europeo (ETS)[1] con el objetivo de que suba el precio de la tonelada de carbono. El plan de Suecia; que parece que puede ser secundado por otros Estados Miembros, como Alemania, Holanda, Reino Unido y Noruega, consiste en hacer subir el precio de los derechos de emisión de dióxido de carbono.

El principio de “quien contamina paga” no se está cumpliendo en el caso del CO2. Y es que, después de la Cumbre de París, el coste por emitir una tonelada de dióxido de carbono pasó de  8,22 € a 31 de diciembre de 2015, a los 4,75€ en los que estaba el mercado a mediados de febrero de este año. Frente a las estimaciones de entre 25-30€/t CO2 que se calcularon al poner en marcha el EU ETS,  parece que el excedente, cada vez mayor, de derechos de emisión desde el inicio del tercer periodo 2012-2020, causado por una oferta inicial excesiva y por la recesión económica, ha provocado que el precio del carbono haya ido cayendo hasta situarse por debajo de los niveles de eficacia previstos en el momento de la creación de este sistema.

En la siguiente figura, podemos ver la situación de los mercados de CO2 a nivel mundial, según Bloomberg. Mercados como los de California, Nueva Zelanda, y Corea del Sur, están aprendiendo de los errores de la UE. Mientras, Australia retiró su tasa en 2014 y desechó los planes para establecer un sistema de comercio, ya que estas medidas fueron acusadas de destruir puestos de trabajo.

grupoecoindustria-suecia-derechos-emision

Fuente: Bloomberg

 

Volviendo a Suecia, su plan para intentar subir los precios pasan por una inversión de cerca de 32 millones de euros anuales y que sumaría un total de 736 millones en el periodo de actuación: 2018-2040. También han previsto que el sector privado pueda renunciar a permisos de emisión a cambio de ventajas fiscales, medida que será confirmada en otoño. Aunque sería necesario que otros países se sumaran a la iniciativa, para que ésta realmente tuviera repercusión en el ETS.

Parece que la política europea contra el cambio climático necesita ser revisada y, sobre todo, consensuada. No puede ser que un instrumento de carácter general y global como es el ETS esté mediatizado por las decisiones de países miembros que defienden sus intereses particulares. Y, por otro lado, si se quiere regular la emisión de CO2 en su totalidad se debe avanzar también en la regularización de las emisiones difusas, sino todo el esfuerzo recae en los focos puntuales, es decir industriales. Hay mucho trabajo por hacer, ¿estará Europa a la altura?

 

 

 

 

[1]    Emissions Trading System

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *